40's:9

Ciudad del Santo Nombre de Dios de Macao, no hay otra más leal

Que nombre más bonito….

Es ordinario y común que el mundo entero medio sepa la historia política y social de Hong Kong, por muchos y muy diversos motivos.

El caso de Macau es diferente.

Ya sé, en éste momento puesta en el candelero del mundo mundial de las modas impuestas por los comerciantes gringos en la nueva saga del Agente Secreto más famoso de la Cinematografía británica, yo ni sabía que ahí se desarrollaría.

El status de colonia británica de Hong Kong, eclipsaba a los ojos del mundo lo que ocurría en la Ciudad del Santo Nombre, a unos cuantos kilómetros por barco, en el extremo occidental del delta del río de las perlas, Hong Kong ocupaba el oriental, similar situación, ambas colonias, ambas islas, ambas rechazadas por la madre China, una crecía hacía arriba, la otra hacía adentro…..

Si en Hong Kong la amalgama occidentaloide se huele se saborea y se palpita, en Macau la amalgama es latinoide, uno camina por sus calles y pareciera que caminara por las calles de nuestras ciudades mexicanas o colombianas, brasileñas…. Tlaxcala, Campeche, Cartagena….

La Belleza de Macau es completamente atípica a las bellezas que venía saboreando mis días previos, la impresión aún mayor, mayor no es peor ni es mejor, es mayor…. Bien sencillo, no me la esperaba.

Yo no me explico cómo le hicieron los portugueses….. al mismo tiempo que colonizaban Brasil en América, en Asia administraban territorios, tanto en india (Madras) como en China, Macau.

Diariamente salen barquitos desde Hong Kong Station rumbo a Macau cada media hora, viajecito de…. no más de 30 min, sales de Hong Kong, pasas por aduana, antes de entrar a Macau, pasas por Aduana. Llegas a …..otra Asia.

Como en todos los casos, los acaparadores Chinos están atentos en el preciso lugar a la caza de incautos, a mi me cazó uno simpaticón muy lissssto el condenado que me dio en mi pata de palo. Me ofreció un paquete de esos en los que te suben a un camionsote descapotable y te pasean por todos lados. Luego te quedas donde tu quieres y puedes volverte a subir a la hora que tu quieras, ya que el recorrido es el mesmo a lo largo del día.

Batallaba un poco con moi, cuando me doy cuenta que otro chinito incrédulo se ponía los mismos moños que yo. En un rabiar del simpaticón me le acerco al incrédulo y le pregunto que opina… me dice:

- Nomás quiero que me lo deje más barato, a una amiga mía el mes pasado se lo dejaron a la mitad.
- Deverassssss? Yo en inocente.
- Si, tu haz lo mismo.

Y así fue, cabe aclarar que a pesar del regateo, el simpático chinito nunca perdió su simpatía, quien sabe hasta donde se hubiera bajado.

Y ya nunca me separé de mi amigo Singapuro, obvio, la primera platica giro en torno a mi Chinita, le pregunté si la conocía, que hace un par de años adoptó su nacionalidad y las arañas, obvia respuesta (por moi) que yes, que es muy famosa y querida y respetada y adorada y…que en meses recientes medio enojó al pueblo singapurense al divorciarse del marido, pero que ya la han perdonada y esas cosas….
Pues juntos recorrimos lo que les voy a platicar.
Dimos una vuelta completa por Macau y sus islas…….
Desde un principio, yo decreté hacer a un lado todo lo referente al Gamble Macau, mi interés estaba puesto en sus olores y sus colores. Y así fue.
Que me bajo en el templo de……. pobrecito pobrecito, descuidado descuidado. Atendido en todo sentido por chinos colmilludos, careros, malencarados y no muy amigables.

Mi amiguito Singapuro y el Champignon quedaron de verse 5 minutos antes de que pasara el camión descapotable, y así fue. Pero que creen???? Mugroso camión no se detuvo a recogernos.

Pero como ya conocíamos el recorrido que le digo a mi amiguito, vámonos caminando, sirve que conocemos (si ya se…no aprendo) y que me sigue la corriente. Caminamos por la Rua do Almirante Sergio hasta la Avenida de Almeida Ribero.

Vi una China diferente, nostálgica.

Entramos a otro templito pobre, atendido por un par de ancianos gentiles, ella más joven, como de 70, él algo mayorcito, como de 90. Estaban maravillados de que yo fuera latino, ella arrepentida por nunca haber aprendido portugués, él si lo habló hasta unos años antes, pero ahora estaba siendo atacado por un alemán medio culero, que lo hacía mezclar mandarín cantonés portugués y malayo…..

Destapamos olores, probamos pan, zarandeamos pescados en casos de sal, y la gente? Siempre sonriendo, así llegamos hasta la Rua do Teatro, doblamos a la izquierda, por dos motivos, bullicio y belleza.

A leguas se notaba la importancia de la arteria, supusimos que nos llevaría al centro, y así fue, nos perdimos en sus laberintos y llegamos a la perla de la corona.















No tenía por qué sorprenderme los letreros y señalamientos, el portugués es lengua oficial, pero daba un gusto muy…especial. Sentía que igual, por ahí había un genecillo perdido que quizá me uniría a esa gente….Al sentir sus calles tan nuestras, sus arcadas y que me voy topando la primer iglesia. No es que yo sea muy creyente uds saben de eso, pero definitivamente nos identifican culturalmente. Los laberintos del centro de Macau, me recordaron los del centro de Hong Kong, en sus raíces arquitectónicas, en sus trazos, en sus tamaños en sus distancias, y no lo veo deschavetado, solo los separa un río, uno huele a Cine y a Trasnacional y el otro a Perlas y Rompope…

Las Ruinas de St. Paul.

Aquí debo hacer una serie de acotaciones respecto a la maravilla provocada.

El aspecto religioso solo tiene que ver con el paralelismo que vivido en nuestras ciudades, me maravilló más el trazo de su plaza, la vista, el bullicio, que no era como el bullicio asiático ya tan habitual no… era como el bullicio nuestro. Tan latino. Ésta es una de mis fotos favoritas de todo mi viaje, la explanada, el centro, el fondo, la mezcla de lo latino con lo oriental, la maravilla dorada de fondo, junto con Umeda y el China’s Bank Building fueron mis favoritos de mi viajecito.


Aquí bajandito ésta placita, nos comimos unas tortas quesque famosísimas y características de Macau, no me pregunten el nombre porque entre mi alemán y lo impronunciable o inaudible les voy a mentir, pero igual, eran unas tortas tan nuestras, a mi amigo singapuro no le gustaron, a mi me encantaron.

Hubo la oportunidad de meternos a una casa sospecho museo, y mi gatillo se desquició.

 Seguimos caminando y dimos con la Plaza de Santo Domingo, sí, ahí hay una, donde todo fue bello, todo sonreía. Entre a su iglesia, y una linda damita, platicaba lo orgullosos que se sienten los sectores, muy pequeños eso si, pero muy orgullosos de su vena latina, ella me regaló un librito supongo yo, como catálogo de la catedral, lo malo, ya no tenía en portugués, solo en Chino, así que imagínense cuanto entiendo, pero lo voy a atesorar el resto de mi vida.
Seguimos caminando, y me sorprendía su tráfico tan nuestro, ya no era el orden japonés ni el quítate que ay te voy hongkones, era un gentío de gente tan latino, que hubo un par de momentos donde aseguré, está foto puede ser de Jalapa o de Cartagena…
Nos topamos con una pareja de amiguitas suecas, fascinadas del encanto del lugar, yo hice incapíe en mi impresión latina, ellas, en la infraestructura ludópata, les dije que no la había recorrido, me convencieron de al menos visitar uno de los casinotes esos que ahora están dando tanta fama a Macau.

Tanto brilla normalmente me enfadaría, confieso que aquí me simpatizó, evidentemente están decididos a apoderarse de éste mercado.

Un orgullo desconocido para mí. Con éste Macau, los Chinos que arrasan sienten que dejan muy atrás al imperio yanqui y su ostentoso y tan de mal gusto centro de apuestas conocido como Las Vegas. Confieso no conocer Las Vegas, asumo que nunca las conoceré, éste Macau es una fiel replica de sus casinotes, pero todos del triple de tamaño y de área y de…Entramos al Galaxy. No les miento que cuando llegué al supongo pasillo principal del dichoso casino, mis ojotes no divisaban su fin. Olí a lo que huelen los casinos, recorrí brevemente sus lobbys y sus escenarios y me salí. En uno de ellos, un grupo de preformistas transgénero muy bellas hacían las delicias de los turistas.



A la salida me quedó clara una cosa. China no va con todo, lo tiene todo.










Comentarios

frit zio ha dicho que…
Impresiones mayores en la novena entrada. El juego de las imágenes, de las palabras y de la tripa recordando y comparando, reconociendo y vibrando disfrazan de camaleón al champiñón y dejan su balada en pleno, otra vez.

La chinesitud o chinesidez latinoide es de (para) palparse pareces decir, contar. La diferencia entre colonizar y administrar. Marca de tinta (negra de pulpo, roja de sangre, verde de savia) y mancha de realidad.

Olores y colores, lengua de saberes y preferires. Dígalo si no el olor a perlas y rompope (o a celuloide megalomaniaco) y el gatillo desquiciado, pero no enloquecido (sabemos ya que tu locura es casi intangible). Sin dejar de tocar uno de los temas: el jején de gente (que decía mi madre).

Lo chino en tus alforjas sigue siendo un pie de páginas que abarcan ya la belleza de un libro códice que no puede, ni debe perderse.

A bencao...
Champy ha dicho que…
Manda me mensaje al celebra

2046
Champy ha dicho que…
Al celular
Champy ha dicho que…
Que me marques...

Entradas populares