Una de mujer


Siempre, desde que tengo uso de razón, he tenido la certeza que lo que soy, es consecuencia de mi formación, del proceso educativo del que fui presa, que yo no elegí.
Infancia es destino, saben que es mi cantar y hasta ahorita nada me ha hecho cambiar de opinión.
Tengo presente una entrada sobre Days of Being Wild, donde más menos es lo que ahí planteaba, bueno mi orate (WKW) pero to le doy la razón, recuerdo, haber recibido un misterioso comentario en esa entrada, donde ésta chava daba razón a mi tesis, y me invitaba a visitarla a su sitio, para conocer un poco más respecto al tema.
El daño más terrible que puede recibir un ser humano ocurre en el vientre materno.
Kevin es rechazado por una muy exitosa e indecisa Eva cuando habitó su vientre.
Eva, progresista y culta mujer de empresas, como que decide procrear pero como que le pesa, teme arriesgar el status alcanzado como profesional…
Kevin no para de manifestar su daño y descontento apenas nace. Eva prefiere sumergirse en el epicentro de una ruidosa construcción con tal de no escuchar el llanto que no puede callar, que no quiere solucionar……Kevin acumula ira.
Eva espera señales, Kevin las escamotea.
Kevin, decisión, embrión, feto, bebé, niño, adolecente.
Yo no entiendo como puede ser posible que tras lo anterior, aún hay quienes señalan y juzgan al terrible y maldito chiquillo, y la pobrecita y sufrida madrecita que tiene que lidiar con semejante hijo de satanás…..
En una sociedad más presta al juicio y señalamiento que a la solidaridad y al diálogo, donde el consumo es directamente proporcional al Derecho a tenerlo todo, al costo que sea, el principal núcleo formador de un ser humano puede ser cobijado por una fastuosa residencia colmada de lujos y comodidades (que seguramente deben), pero vacía …. fría. El Padre y la Madre seguramente poseen cada uno su propio kit de controles remotos, pero carecen de la más elemental empatía el uno hacia la otra y viceversa, con mayor razón carecen del sentido de vinculación y comunicación hacía su descendencia.
Esa misma sociedad se interpone y hace más grande el abismo generacional, para que se quiere acceso a los corazones si se tiene acceso a internet y todo lo que éste trae…
Cinematográficamente demasiado explícita, diseñada para los gringos que no deben batallar en entender las cosas, demasiado enmarcados los “símbolos” para que no se les pelen al público tarado…. Una historia cada vez más común, tanto que ya ha sido tocada con anterioridad en varias y muy celebradas ocasiones desde diversos ángulos, la relación madre –hijo dañado (cuantos títulos quieren que les cite?), la tragedia juvenil estudiantil (cuantos?), el padre inepto y decorativo (digan), la sociedad modelo imperio podrida y decadente.
Tilda Swinton hace un buen trabajo como la descontrolada y sufrida Eva, de los errores ella no tiene la culpa. Kevin infante y Kevin adolecente son impecables. John C. Reilly hace a una figura decorativa perfecta, histriónicamente bien sustentado el título, Tenemos que hablar de Kevin, el problema es que esa historia ya la habíamos visto varias veces, mejor realizada más impresionante mucho más sencilla y sin tanto ruido.
Si quieren no la vean, y si la ven, véanla con sus propios ojos, no vean lo que les digan los que dicen que saben, mucho menos lo que digo yo.


Por todo lo anterior, yo opino y defiendo, a toda mujer que ejerce su derecho de decidir sobre su cuerpo. Y a la que no, le digo que también la respeto, aunque no esté de acuerdo.

Comentarios

marichuy ha dicho que…
Demoledora historia, muy buen film y una actuación estupenda de Tilda y lo chicos que la hacen de Kevin. El dramático derrotero de una mujer, madre contra sus deseos, expuesto en su crudeza.

[Que la Academia gringa no hubiera nominado a Tilda por este trabajo y mejor lo hiciera con la actriz de la sobrevalorada "La Chica del Dragón tatuado", me parece, cuando menos, una ofensa.]

Besos
Champy ha dicho que…
Siempre es demoledor ver a una mujer que pretende luchar y no lucha y que en su lucha pierde...en éste caso pierden todos.
Sí, hay crudeza.

Tienes exagerada razón al señalar que los gringos son unos imbéciles por considerar a su Lisbeth chafa región 1 y no a Tilda.

Ellos no saben de ofensas no lo olvides, a ver si de tanto que se juntan con nuestras autoridades aprenden a pedir disculpas.

2046
fritzio ha dicho que…
eso, el drama de la mujer, primero, pero también el de su offspring

y la ira que se acumula, acaso desde el vientre materno hasta la adolescencia, con todas las etapas bien plantadas

la intimidad íntima de una mujer con una decisión casi inconsciente que se materializa en un engendro al que nada más le falta reproducirse: y queda, hacia el final en el acompañamiento, sea como sea, de lo que las propias entrañas lloraron y lloran todavía

acaso la historia haya sido dos mil cuarenta y seis veces repetida

no hablemos, pues, de Kevin, hablemos de Jonás o de un Joaquín o una Violeta cualquiera

no es que la historia vuelva a contarse sino las circunstancias que la llevan a nuestra consideración

y efectivamente, o ver lo que dicen otros, sino lo que nos toca, nos suena o nos retumba

desde el alma
fritzio ha dicho que…
no ver lo que dicen otros... o como lo dicen, o por qué lo dicen...
ixilik ha dicho que…
Curioso, hoy uno de los temas más comentado en España, el el de la "violencia estructural" contra la mujer, que ha acuñado el ex alcalde de Madrid Gallardón , y ahora ministro de justicia, para algodonar, lo exigente que es esta sociedad con las madres. y mujeres en genral
Todo ello cinicamente, para darles la puñalada de decir que por eso no es un remedio el aborto, y que tomaran medidas legales para restringir su derecho a decidir, sobre su cuerpo
Menos mal, que estamos los que que nacimos con cojones, para legislar que es bueno y que es malo para las mujeres. Se supone que ellas, en su escasez de tetosterona, no son capaces de decidir
Hijos de la Gran Puta!
(Bueno, ya se me coló el lenguaje sexista)

Entradas populares